Publicidad

Disfruta la sexualidad a plenitud convirtiendo tu cuarto en un nido de amor

Toma en cuenta estas acciones y actitudes para convertir tu habitación en un verdadero refugio para ti y tu pareja

No le debes dejar todo el peso de tu sexualidad a la pura libido, puedes hacer de tu habitación un virtual “nido de amor” si te lo propones. Con medidas simples, pero necesarias, puedes crear un espacio que le cierre la puerta al estrés y a las angustias cotidianas para procurar reencontrarte con el bienestar físico y mental, requisito básico para disfrutar la sexualidad a plenitud.

Para convertir tu habitación en un refugio verdadero, asume las siguientes actitudes y acciones:

• No olvides ni por un momento que tu alcoba es tu espacio para la intimidad, para dar y recibir placer.

• Ese sitio pertenece a ti y a tu pareja. Reserva para este escenario lo que más les guste a ambos, como juegos (electrónicos, de mesa y sexuales), una buena tele para ver sus películas o series favoritas, un dispositivo para escuchar música suave en momentos especiales.

• Tu habitación es ideal para las conversaciones trascendentes de la pareja, pero también las triviales, las íntimas y las que tengan que ver con la familia.

• Evita en lo posible que las peleas o discusiones se aposenten en tu cuarto, eso a la larga corroe el clima propicio para la relajación, el disfrute mutuo, y la sensualidad.

• Deja las preocupaciones del trabajo, fuera de la puerta; así como las tareas domésticas pendientes.

• Mantén ordenada y limpia la habitación conyugal, un ambiente grato estimula el encuentro amoroso.

• Crea un espacio “sagrado” en tu casa, donde cada objeto tenga sentido para ti y tu pareja (capaz de convocar recuerdos y asociaciones importantes), y puedan relajarse al menos durante unos minutos al día.

• No olvides que el olfato es una espléndida celestina… mantén un saché de tu fragancia preferida en tu habitación  y ese espacio sagrado. Los cítricos son estupendos, así como las fragancias frutales y dulces.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad