Publicidad

Etapas del «duelo» cuando eres dejado por tu pareja

Aunque el camino para olvidar es cruel, ya sabes que todo ave fénix resurge de sus cenizas

No vamos a negarlo, es muy desagradable y doloroso cuando la persona a quien amas decide dejarte. Además, en la mayoría de los casos, cuesta aceptar que eres “a quien han dejado”. Pero, aunque el camino para olvidar es cruel, ya sabes que todo ave fénix resurge de sus cenizas.

No todo el mundo atraviesa todas las etapas, ni tarda el mismo tiempo en recuperarse, pero a grandes rasgos estos son algunos de los principales estadios del “duelo”.

1. Negación y confusión

Es la etapa de “esto no me puede pasar a mi” o “¿me he despertado de un mal sueño?”, afirma Molero.

El primer impacto. Sobre todo, si no esperabas que todo fuese a acabar. A veces intentamos mantener la esperanza, y nos decimos que ha sido una discusión más y que todo va a volver a la normalidad.

Pero, aunque digan que “la esperanza es lo último que se pierde”, se pierde. Entonces entras en un estado de confusión y desorientación en el que no sabes qué hacer con tu vida ni a dónde ir.

2. Tristeza e ira

Después te invade la melancolía. Las canciones, películas y pequeños detalles absurdos te devuelven al pasado. Estás aferrándote a tus recuerdos.

Entras en un bucle pesimista en el que afirmas que “jamás volverás a encontrar el amor” o que “no te quieren ni las cucarachas”. Pero, pronto todos estos recuerdos dolorosos se tornan en ira e incluso, en algunos casos, en “sed de venganza”.

“Tanto la ira como la rabia son períodos mezclados. Cuando llega la ira, llegas incluso a cuestionarte y hacerte preguntas como: ¿ha sido real todo lo que he vivido o me han estado engañando desde el primer momento?, ¿es que no he sido capaz de ver las señales?, ¿me he montado una historia propia? Eso es duro, pero hay que pasarlo”, indica Molero.

En esta etapa es cuando tratas de sacar todos los defectos posibles a tu ex y te deshaces de aquello que te ha regalado, incluso quemas sus fotos.

“Esta ira no se mantiene, con el tiempo todo vuelve a su lugar. La rabia es un mecanismo de defensa para salir adelante y darte impulso y reestructurarte en el cambio y poder cerrar esa historia”, explica la experta.

3. Euforia y estabilidad

Un día te despiertas y toda esa tristeza e ira previas dan paso a un subidón de energía. Te crees capaz de todo y no puedes parar de hacer cosas. Atrás se quedan los días de apatía y comienzas a ponerte metas.

“Es cuando aparecen las ‘parejas de transición’, que suelen ser parejas con las que no te quieres implicar emocionalmente. Estas en el punto “yo paso de sentimientos”. No deja de ser otro mecanismo de defensa”, matiza Molero.

“Si previamente no has hecho ese periodo de reestructuración y de reflexión, de estar un tiempo solo como para darte cuenta de qué ha pasado, o hacia donde vas, es muy probable que la próxima pareja que encuentres sea muy parecida a la que has dejado y con la que no ha funcionado”, continúa la experta.

Tras este estadio, encuentras la calma y ves las cosas desde otro punto. Incluso, puede que haya llegado el momento en el que puedas establecer una relación de amistad con tu ex.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad