Publicidad

FemiLift: el láser que ayuda a las mujeres a recuperar la funcionalidad sexual perdida

Tras este novedoso tratamiento, las pacientes regresan de inmediato a sus actividades cotidianas, retomando la actividad sexual

Con el paso del tiempo, al menos cuatro de cada diez mujeres pierde paulatinamente la funcionalidad sexual y evidencian una disminución del placer, generalmente debido al envejecimiento, la menopausia o como consecuencia de múltiples partos.

Sin embargo, el sueño de recuperar la funcionalidad sexual perdida hoy es una realidad para muchas mujeres, a partir de un tratamiento láser que, de manera indolora y ambulatoria, sin cirugía ni anestesia, permite mejorar la oxigenación, la lubricación y la tensión de los tejidos internos del aparato genital femenino.

Tras este novedoso tratamiento, las pacientes regresan de inmediato a sus actividades cotidianas, retomando la actividad sexual, ganando calidad de vida y fortaleciendo su autoestima.

La dermatóloga Laura Alfie, destacó que «es muy común la consulta de mujeres que sienten flacidez o hiperlaxitud vaginal, lo que afecta considerablemente la respuesta sexual».

«Hasta ahora era muy poco lo que podíamos ofrecerles, sin embargo, con la llegada del láser CO2 fraccionado (FemiLift), logramos alcanzar un nivel de mejoría sexual en el 97% de las pacientes. Al cabo del tratamiento, mujeres de cualquier edad nos refieren que lograron recuperar la condición sexual de tiempo atrás y se muestran sumamente satisfechas y agradecidas; situación que disfrutan por igual ambos miembros de la pareja», manifestó Alfie.

Un elevado porcentaje de mujeres reportan disfunción sexual

Un trabajo llevado a cabo por Edward Laumann y colaboradores, publicado en el Journal of de American Medical Association, refiere que 4 de cada 10 mujeres padece una disfunción sexual, mientras que otro estudio, liderado por Ellen Frank, publicado en el New England Journal of Medicine afirma que el 76% manifiesta algún síntoma de disfunción sexual.

«En general cuando las pacientes reconocen disminución del placer sexual, y se lo atribuyen a factores psicológicos, en realidad representan una conducta asociada a factores orgánicos como flacidez del tejido vaginal y/o la sequedad de la zona, falta de lubricación y dolor producido por el posparto o por la menopausia», explicó Andrea Szpektor, licenciada en Psicología.

El láser CO2 fraccionado FemiLift

En cuanto al tratamiento con el nuevo láser, una investigación reciente realizada en Argentina, presentada en el IV Congreso de Sexología Médica en octubre pasado, reportó que luego de 3 sesiones (a razón de una por mes) con el láser CO2 fraccionado FemiLift, el 80% de las participantes evidenció una mejoría importante en la función sexual, mientras que para el 11% el progreso fue moderado, el 6% refirió un beneficio leve y solo el 3% no observó cambios; el 65% incrementó la lubricación, y el 86% experimentó un aumento de la respuesta orgásmica.

Según Alfie, así como en dermatología se logra mejorar la flaccidez y arrugas de la cara, del mismo modo, el láser trabaja entregando calor de manera controlada en las paredes de la mucosa vaginal, con lo cual estimula especialmente el colágeno de manera segura y efectiva sin dañar estructuras adyacentes y de esta forma mejora la oxigenación, la lubricación y la tensión, con un efecto de completo rejuvenecimiento del tejido.

«Al alcanzar una reducción y disminución del diámetro del canal vaginal, durante el coito se produce un aumento en la fricción y una mejora en la respuesta sexual», destacó Alfie, quien también es miembro de la Sociedad Argentina de Láser y Tecnología Médica (SALTEM).

Además del tensado para mejorar la hiperlaxitud vaginal, el láser CO2 fraccionado Femilift mejora la lubricación, acidez y sensibilidad, normalizando el PH y la flora vaginal; permite el tratamiento de la atrofia, la sequedad vaginal y el dolor con la penetración (muy frecuente en mujeres menopaúsicas), y disminuye infecciones vaginales crónicas. Lo más importante del tratamiento es la resolución de estos síntomas, que producen cambios drásticos en la vida sexual. También contribuye con la rehabilitación postparto para prevenir la laxitud posterior.

Como resultado del tratamiento, que consta de 3 sesiones ambulatorias a razón de una por mes, se logra la remodelación completa y la flexibilidad del tejido vaginal, devolviendo las características de los tejidos jóvenes.

«Muchas veces como mujeres no dimensionamos la importancia que tiene la sexualidad en nuestra vida cotidiana: nos acostumbramos a no sentir placer, nos perdemos en la vorágine del día a día y relegamos nuestras propias necesidades. Recién tomamos registro de esta situación cuando logramos disfrutar de nuestra vida sexual, y eso es algo que ninguna mujer debería resignar», insistió Szpektor.

Otro beneficio adicional que se obtiene como consecuencia del rejuvenecimiento del tejido muscular vaginal, es un mayor control del tracto urinario inferior y la disfunción del suelo pélvico, que muchas veces generan incontinencia urinaria de esfuerzo (al toser, estornudar, hacer ejercicio), condición que padecerá una de cada 3 mujeres en algún momento de sus vidas y por la que una investigación reflejó que solo 2 de cada 10 (17%) concurren al médico. Hasta la fecha no existe tratamiento alguno equivalente que mejore los síntomas de la incontinencia urinaria de esfuerzo, sin cirugía.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad