Publicidad

Seis zonas no erógenas que desconocías y que incrementan el placer

Estos lugares tal vez no te enciendan comúnmente pero en una situación ardiente con tu pareja, seguro lo harán

Las zonas erógenas de tu cuerpo son las partes sensibles en las que te tocan y te excitas automáticamente. Aunque seguro ya conoces varios de estos lugares, también hay algunos que pueden sumarse a la lista, aunque comúnmente no te enciendan si te besan o tocan en otro ámbito.

En el caso de los hombres:

El pulgar: Aunque este pequeño dedo no parezca tan atractivo, chupar el pulgar de un chico puede lograr maravillas. Puedes usar esta zona para provocarlo. Comienza chupándolo de manera lenta mientras lo miras a los ojos. Esto hará que su imaginación comience a volar.

Frenillo prepucial: Se dice que los nervios que se encuentran en esta zona son igual de sensibles que el clítoris. Este dulce spot se encuentra en la parte de abajo del pene, justo debajo de la cabeza. Pasa tu lengua por ahí y lo harás sentir muy caliente.

Sacrum: Podrá tener un nombre extraño, pero este es un hueso localizado en la espalda. Los nervios de esta zona están conectados directamente a sus genitales.

En el caso de las mujeres:

Muñecas: Puede que esta zona no haga a cualquier mujer gritar de placer, pero es una parte muy sensible. Cuando son besadas, y tocadas, estas pequeñas zonas pueden ser el punto básicos de la excitación.

Labios: Son la zona erógena más expuesta del cuerpo de una persona , lo que provoca que besar se vuelva a veces extremadamente excitante.

Tobillos: Tocar esta zona podría darte cosquillas, pero créelo o no, los tobillos de una mujer son puntos exrtemadamente sensibles. Las terminaciones nerviosas están conectadas a zonas clave, como la vagina y el útero.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad