Publicidad

¿Cómo convertirte en el líder de un equipo competitivo?

¿Eres un gran jugador y siempre has querido crear un equipo competitivo pero no tienes ni idea de cómo? Sigue estos pasos

¿Eres un gran jugador y siempre has querido crear un equipo competitivo pero no tienes ni idea de cómo?. Estos cinco pasos te ayudarán a comenzar a convertirte en un gran líder.

1. Defínete a ti, después podrás definir al resto. Tómate un momento y pregúntate a ti mismo: ¿Cómo me defino como jugador? ¿Soy una persona competitiva que quiere participar en torneos de equipo o soy una persona que quiere formar un equipo y jugar de vez en cuando? Cuanto antes te des cuenta del tipo de jugador que eres será más fácil para ti qué tipo de equipo te sienta mejor.

2. Crea metas. Sin un patrón un equipo se desmorona. Son esencialmente los pilares que soportan la estructura del equipo. Incluso los mejores no pueden llegar a ser los mejores si no tienen la disciplina de respetar sus normas.

Las normas que soportan a un equipo te pueden decir lo que necesitas saber. Todo empieza con la identidad personal y el conocimiento de lo que uno quiere. Si un equipo competitivo practica cinco días a la semana y uno no competitivo solo practica uno o dos días, el equipo que merece la pena es el que persigue sus propias metas.

3. Toma las riendas y lidera con ejemplaridad. Un equipo necesita un líder que va más allá de sus límites y aún así ya tiene planeado sus movimientos próximos con antelación. Un gran líder sabe lo que se necesita hacer y es lo suficientemente transparente para mostrar sus necesidades. El rol de líder es bastante diverso y lo que funciona para unos, no exactamente funciona para otros.

La falta de transparencia y la inconsistencia en diferentes áreas pueden dificultar la labor del equipo. Durante los momentos críticos, como la fase de reclutamiento, un equipo puede perder alguno de sus aspirantes debido a la falta de comunicación y la desorganización. Si un equipo está constantemente posponiendo pruebas y están dando largas a los aspirantes, esto hace que los aspirantes pierdan interés en el equipo.

4. Aprende de las derrotas. Contrario a lo comúnmente pensado, perder no es exactamente el fin del mundo. A todo el mundo le gusta ganar pero necesitas mirar la situación con mayor perspectiva. Un equipo que analiza todos los partidos que pierde, tiene la oportunidad de aprender de sus errores y convertirse en mejores jugadores.

Un equipo puede descubrir en abundancia una valiosa información solamente con fijarse en sus derrotas. Olvidar malos hábitos es mucho más difícil que aprender el camino correcto. Con mucho tiempo y dedicación en analizar las jugadas, el desempeño del equipo mejorará drásticamente.

4. Planes de futuro. El siguiente paso es preguntarte a ti mismo: ¿Cual es mi definición de éxito? No hay respuesta incorrecta y solo importa lo que tu equipo decida hacer.

Si la visión de futuro del equipo es entrar en torneos ¿Dónde terminarán? ¿Quieres llegar al gran escenario y derrotar a los mejores equipos del mundo y ser los mejores del ranking o es esa visión solamente pasajera y solo quieres tener una experiencia en el mundo competitivo? Esto es importante cuando estás considerando unir nuevos miembros a tu equipo.

Un equipo no puede cargar con sus planes de futuros si cuatro o cinco miembros del equipo tienen el mismo punto de vista, se necesita que todos los integrantes estén en la misma onda. A veces, lo que merece la pena para unos no la merece para otros. Algunos equipos tienen problemas en definir sus planes de futuro o tienen miembros que no están en la misma onda y esto puede hacer que termine en desastre.



Acerca del Autor

Mirley Navas

Agregar comentarios

Haz click aquí para agregar un comentario

Publicidad

Publicidad

Publicidad