Publicidad

De los techos a las páginas rojas: Caracas 454 años

Todavía hoy, azotada por la pobreza y la violencia la Sultana del Ávila muestra altivez y gallardía

Pasear por esta que fue conocida como la ciudad de los techos rojos es una proeza no exenta de sorpresas. Los taxis desaparecieron como dinosaurios tras la colisión de los meteoritos y si no tienes cien dólares en la cartera mejor es que te quedes en casa y utilices el delivery.

La ciudad que tuvo la fortuna de reunir en una misma cuadra a genios como Bolívar, Miranda y Bello también pudo reunir de manera simultánea en el siglo XX la guaracha de Billo Frómeta y Renato Capriles.

Hoy cumplió 454 años sumida en una violencia soterrada que la agobia de este a oeste y de norte a sur. Sus personajes más famosos son El Koki, El Vampi y El Garbis bandoleros que se pasean a sus anchas escoltados y desafiando la competencia oficial.

Los caraqueños más jóvenes y mejor preparados salieron por la frontera en pro de un rebusque más resuelto, dejando en el barrio a la vieja, las hermanas, la mujer y los hijos.

Diego de Lozada

 

La ciudad fue fundada un día como hoy en el año 1567. Diego de Losada tuvo la osadía de edificar sus muros y la bautizó Santiago de León de Caracas.

El nombre de esta principal ciudad de Venezuela proviene de la tribu que pertenecía a uno de los valles costeros contiguos a la actual ciudad por el norte, conocido como el Valle de Los Caracas.

La fundación de la población se llevo a cabo a partir de otra población previa fundada en la costa de Caracas fundada por Francisco Fajardo.

Antes del inicio de la guerra de independencia, la ciudad era una tacita de plata con un puerto cercano, La Guaira, por la que salía el mejor cacao, el café más aromático, tabaco e incluso sombreros de alta gama.

El PIB venezolano era el tercero más alto de todas las colonias hispanoamericanas, solo superado por los virreinatos de Perú y México, dos potencias sustentadas por la plata y el oro.

Todavía hoy, azotada por la pobreza y la violencia la Sultana del Ávila muestra altivez y gallardía en su moderno urbanismo surcado por una colosal autopista, tres parques naturales, un teleférico, una base aérea y la Cota Mil.

 

 

 

 

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad