Publicidad

Miguel Conde: Los buenos discursos

En dos gobiernos reaparecen excusas mutuas. El diálogo es fuente de la paz.

Oido en privado: En dos  gobiernos reaparecen excusas mutuas. El diálogo es fuente de la paz. En evocación y rezo del Padre Nuestro. Los licoreros y su protesta.

 

Cierto. Para iniciar estas crónicas, elegimos como tema primero de función política una de las infaltables observaciones y saludables recomendaciones acostumbradas. Y bastante atendibles.

En efecto. Como es lo usual, se pudo oír la observación y recomendación  de un “viraje afortunado en la estrategia política del inquilino de Miraflores”. Y sus efectos esperados no se han demorado.

Como era de esperarse, ciertamente, esa observación y lo recomendado  fue bastante y bien  atendido. Y el inquilino de Miraflores, Maduro, siempre atento y mente despierta, repitió el anunció de medidas para mejorar la economía. Y también las relaciones con el gobierno usiano, “para buscarse un cese a las agresiones contra su gobierno”.

También, para unirse al discurso del inquilino de Miraflores e ilustrar respuestas atendibles y compartidas, el vicepresidente Jorge Arreaza, se asomó en el escenario de la función política para compartir lo escuchado. Y hacer propuestas inteligentes y  valiosas.

Ciertamente,  tomó la palabra para anunciar que “se reunió con “misiones o comandos populares contra la guerra económica. Y afinar estrategias que permitan y estimulen la producción local de alimentos, medicinas, bienes y servicios”.

Se conviene entonces: esos discursos fueron bien elaborados. Y el público los celebró enteramente.

Diálogo de paz

También se pudo comprobar que siguen mejorando las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de USA y el nuestro. Y se informa entre observadores y analistas que hubo excusas mutuas  y respetables.

Se comparte enteramente entonces:  complace haber oído todos esos nuevos y buenos discursos llenos de comprensión y paz.

Tampoco dejó de complacer oír el discurso que se elaborara un presidente de parlamento  latinoamericano: el de Paraguay, Alfonso González. En efecto, celebró el anuncio de paz en Venezuela.

Por su parte, y seguramente animado por las propuestas de paz, el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, se reunió con una comisión de diputados de la oposición. Y anunció “mediar ante los poderes del Ejecutivo y Judicial por la situación de 62 detenidos por las manifestaciones de protestas”.

Otro tema valioso  lo proporcionó la siempre diligente Fiscal General  Luisa Ortega.   Su discurso complace y se comparte: enfrentó rumores excesos sobre rapto de menores.

Y dijo con sabiduría: “Se revela un presunto plan conspirativo con falsos casos de rapto de menores”.

Y siempre  atenta e inteligente explicó entonces: “Se desmienten esos rumores, porque ante el Ministerio Público no se ha presentado ninguna denuncia seria o responsable de raptos o secuestros de niños”.

Reitero: se comparte esa afirmación enteramente creíble de la diligente y siempre atenta Fiscal General.

Del Padre Nuestro

Para cerrar el compromiso de escribir estas crónicas, me permito ahora reproducir algo de lo conversado con un gran amigo y  lector apasionado  de Biblia.

Comenzó, en efecto, con una confesión. Y me dijo: “una persona amiga, que se dice unida a “La Familia Cristiana”, me pidió que le dijera lo que pienso del Padre Nuestro”.

Y  dijo haberle dicho al amigo curioso: “Esa oración es sagrada. Pero me trajo a la memoria un comentario algo blasfemo del genial poeta y guionista cinematográfico francés Jacques Prevert. En efecto, dejó dicho Prevert en comentario ateo e irreverente:

“Aunque parezca una plegaria inspirada en el sarcasmo, rezo al Padre Nuestro que está en los cielos, pero quédate allí”.

También el visitante, amigo curioso,  le habría preguntado a nuestro amigo lector  apasionado de la Biblia: “¿Cómo es el cielo del Señor?”.

Y  nuestro amigo lector  de la Biblia  le sirvió una respuesta santa: “El cielo, para mí, es el pesebre de los niños humildes. Y no hay discurso más humano que el de una evocación de la misericordia.  Y también  el de  la oración que pide a Dios no dejarnos caer en la tentación”.

Y para terminar esta conversación, se recurrió a una lectura religiosa toda bien bendita. Dijo, ciertamente, nuestro amigo:

“Los humanos somos frágiles, porque así nos hizo Dios. Pero frente a la amargura y el dolor, se levanta la resignación y la rectificación, según la voluntad de Nuestro Señor”.

Después de oírle toda esa lectura. Este cronista admitió lo que seguramente también admiten muchos de mis lectores: que con el perdón se cancelan los rencores.

En privado:

+++ Un chisme navegado se trajo un amigo que reside ahora en Miami y cuenta que  “el grupo de exiliados Venezuela en Miami, Florida expresó su rechazo a la represión contra el movimiento estudiantil de su país”. Bueno pero ya se anunció que no hay más agresiones contra estudiantes.

+++ Nos hacen llegar una encuesta de Hinterlaces. Y verifica que  un 59 por ciento de los venezolanos está de acuerdo con un aumento del precio de la gasolina. En referencia a las medidas que podría tomar el Gobierno, un 48 por ciento estaría de acuerdo con que se utilice para la construcción de escuelas, autopistas y carreteras. Un 30 por ciento estaría de acuerdo con que se distribuya directamente entre los venezolanos a través de una tarjeta sólo para la compra de alimentos y medicinas.

+++  Otra  Encuesta. Pregunta: ¿Cree efectivo gestionar las compras de alimentos de acuerdo al número de cédula o captahuellas?- Respuestas: 45 por ciento dice que NO, porque es excluyente  y no garantiza el acceso de todos los productos. El resto dice que Si. Y arguye que se facilita el acceso a los productores  de alimentación y medicinas

Loading...


Acerca del Autor

Ángel Medina

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad