Publicidad

Miguel Conde: Paz en fronteras

Oído en privado: Reunión de presidentes de Colombia y Venezuela, y acuerdos de reconciliación.

Oído en privado: Reunión de presidentes de Colombia y Venezuela, y acuerdos de reconciliación.  Una buena propuesta llego hasta la OPEP. UN evento  muy curioso. El bolívar y la locha antigua:

 

Cierto. Como es lo acostumbrado, inicio el compromiso de escribir estas crónicas con el tema proporcionado por la función política. Atendible el tema de acuerdo. Pero un poco antes, al respecto, el amigo y líder neoespartano Morel Rodríguez Avila  anticipó la conversación y evocó una frase que se elaborara en sus tiempos el histórico Napoleón Bonaparte.

Recordó, en efecto esa vieja lectura:

“Napoleón habría sentenciado alguna vez que política y moral son diferentes. Y la política, administrada por sectarios y testarudos no es el mejor destino de los pueblos”.

Después de oír esa relectura histórica y de buen humor, retomamos el tema de crónica actual, y esta vez todo comenzó con un infaltable, oportuno, bueno   y sonoro discurso cometido por el inquilino de Miraflores, Maduro. Ciertamente,  atrajo la atención del público.

En efecto. El orador presidencial apareció en el escenario y tomó la palabra para anunciar primero una reunión con su colega el presidente colombiano Santos. Y anunciar una solución pacífica al conflicto del cierre de fronteras en Venezuela y Colombia.

También luego, en ese mismo discurso y según  difundieran algunos Medios de Comunicación, el orador presidencial se permitió lanzar “un  regaño sobre uno de sus ministros motivado por incursiones en la frontera cerrada”.

Se admite que ese regaño suscitó reacciones. Algunas contrariadas. Pero no exalto la polémica esperada.

RESPUESTA SIN DEMORA

Por su parte, sobre esta misma preocupación, el mandatario colombiano Santos, según comunicaron también los Medios de Comunicación locales e internacionales, habría enviado un poco antes  pruebas de “incursión ajena sobre el espacio aéreo de Colombia”.

Pero esas pruebas, con apariencia de inciertas, no se compartieron enteramente.

En efecto. Se subrayó el anuncio de una reunión para cerrar el conflicto de fronteras. Pero, el inquilino de Miraflores anticipó, por si caso,  que “no abriría frontera si antes no se detienen contrabandistas y para militares”.

Aún más preciso, agregó que:

“la reapertura de fronteras se aplicaría si antes se admiten las soluciones positivas a los problemas planteados y también las medidas elaboradas por ministerios de ambos países y presentadas en sesión convocada antes, esta misma semana pasada”.

Ciertamente, los dos mandatarios, de Venezuela y Colombia, ya establecieron acuerdos para buscarle solución a los problemas de frontera y aceptar respeto y derechos internacionales.

Dijo entonces, al cierre de su discurso, el Maduro:

“Ya dimos un  paso para construir una nueva frontera y no van sonar más las trompetas de guerra”.

Y, con toda seguridad, ese discurso cayó bien, y también seguramente ha sido enteramente compartido por los pueblos que podían sentirse afectados por esta crisis.

UNA OFERTA A LA OPEP

También han suscitado buenas reacciones las observaciones y recomendaciones que se ha estado elaborando el líder neoespartano Morel Rodríguez Avila.

Y, en efecto, ya asoman rectificaciones sabias para mejorar la averiada economía  nacional en crisis. Porque esta crisis económica ya se sabe que es  mundial.

Cierto. Y al respecto, el inquilino de Miraflores se fue de visita hasta la ONU, en Estados Unidos, para participar en sesión internacional.

Y allí dijo que aprovecharía esta visita para proponer otra vez una reunión de representantes autorizados de los países miembros  de la OPEP y de otros países.

“para estabilizar los precios del petróleo. Que están caídos. Y también para mejorar la economía venezolana en crisis”.

Los Medios comunicaron de inmediato que esa propuesta habría sido enteramente comprendida y  aceptada. Y también muy celebrada. En este país nuestro.

UN EVENTO CURIOSO

Y en medio de estos eventos de alto interés público, no faltó entonces un rumor también curioso e inquietante. Pero solo es eso: un rumor.

Se oyó decir, en efecto, que un integrante de la llamada  Plataforma para la Auditoría Pública y Ciudadana, un tal Gonzalo Gómez, directivo de esta  Plataforma, dijo más o menos que:

“Lo que más está afectando al gobierno es la corrupción acumulada desde hace años. Y también afecta la actual escasez de productos básicos y de divisas”.

Ciertamente. También otros observadores y expertos en economía aseguran que:

“por obra de un muy largo  control cambiario se han fugado  260 millardos de dólares. Y se lo estarían llevando los sospechosos de corrupción”.

Se entiende y se comparte la preocupación, Pero es un punto de vista. Y también complace saber que ya asoman desde el gobierno la aplicación de rectificaciones sabias y acertadas.

En privado:

+++ Nicolás Maduro, dijo esperar reunirse en la ONU  con el mandatario de Guyana, David Granger, para tratar la disputa sobre el área del Esequibo.

+++ La región de Esequibo, que se sabe venezolana,  está bajo mediación de Naciones Unidas, pero la disputa se agudizó después de que la compañía Exxon Mobil descubriera yacimientos de petróleo en la zona del litigio.

+++ El Gobierno venezolano respondió al hallazgo con un decreto que redistribuye al territorio venezolano en áreas conocidas como Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) e incluye ese territorio marítimo en discusión.

+++ Un billete de 100 bolívares no alcanza para nada”, fue el comentario más recurrente de personas consultadas sobre lo que podían adquirir con el signo monetario de más alta denominación, reseñó El Tiempo.

+++ Ya 100 bolívares son insuficientes hasta para desayunar. Sólo alcanzan para comprar una empanada o un jugo pequeño. “Las autoridades tienen que hacer algo urgente para mejorar la economía, porque la plata no vale nada. Y el bolívar vale menos que la locha antigua

Loading...


Acerca del Autor

Jensy Mier y Terán

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad