Publicidad

Pinta los muebles de la cocina con un acabado profesional

Sigue estos cinco pasos imprescindibles para que obtengas un resultado profesional que perdure mucho tiempo

Una vez que hemos tomado la decisión de que queremos pintar los muebles de cocina, es importante conocer los cinco pasos que debemos dar para que nos queden impecables. Son pasos imprescindibles que nos darán un resultado profesional que perdure mucho tiempo.

1.Desengrasar todas las superficies que vamos a pintar. Cualquier superficie a pintar debe estar limpia de grasa. Sacamos las puertas de los armarios para acceder bien a todas las zonas donde la grasa se acumula y que son de difícil acceso cuando están puestas. Como vamos a pintar después, puedes utilizar cualquier producto del mercado ya que no importa que deteriore el brillo o la pintura actual.

2. Aplicar una sustancia selladora. La imprimación sirve para facilitar la adherencia de la pintura a la superficie que vamos a pintar, en las cocinas, los muebles son limpiados con muchos productos y no nos gustaría que después del trabajo realizado, la pintura comenzara a levantarse o desgastarse. Si nuestras puertas tienen un acabado brillante, es aconsejable aplicar la lija antes de la imprimación del sellador, pero sin necesidad de retirar la pintura existente, sólo el brillo final.

3. Pintar con un Esmalte Sintético o acrílico. Por sus características, el esmalte sintético es el más duradero. En esta habitación de la casa, los fabricantes de pintura nos aconsejan los productos al disolvente porque son los que nos van a garantizar un resultado mas duradero y son los que mejor resisten los productos abrasivos de limpieza, no absorben tanta luz y evitan que la pintura cambie de color con el tiempo.

4. Lijar entre las capas de pintura. Tanto si elegimos pintar con brocha, como con rodillo o pistola, es muy importante pasar una fina mano de lija a la imprimación y después a la pintura entre capas. Con una lija de esponja de grano 180 o 140, retiramos todas las impurezas de la pintura, así como algún pelo que el rodillo haya podido dejar o el polvo que se haya acumulado durante el secado.

5: Utilizar un Protector Final. Ya hemos llegado al final de nuestro trabajo y sólo nos queda protegerlo. Elegir el acabado final del mueble, mate, satinado o brillo en el protector final y aplicar una fina capa de un producto que absorba la luz lo menos posible y que sea resistente.
Por supuesto durante 48 horas sería aconsejable no cocinar.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad