Publicidad

Prolonga la vida del motor de tu automóvil

El motor de los carros es su corazón. Cuanto más sano esté, mejor rendimiento tendrá el vehículo

El motor de los carros es su corazón. No se trata de una exageración. Cuanto más sano esté, mejor rendimiento tendrá el vehículo y mejor funcionarán todos los elementos.

Todos conocemos también mucho de los cuidados que los médicos recomiendan para tener un corazón sano y vivir más. ¿Pero el motor del carro, su corazón, puede prolongar su vida? Desde luego, por eso te brindamos cinco pasos para prolongar la vida del motor de tu automóvil.

1. Colesterol a raya. En un análisis de sangre lo primero que miramos es el exceso de colesterol. Si hay mucho, se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos y obstruye el flujo de la sangre. La sangre de los carros es el aceite, cuya función es que todas las piezas del motor se encuentren perfectamente lubricadas para que funcionen como deben. ¿Cómo analizarlo? Midiendo el nivel de aceite con la varilla. De este modo sabrás si necesita rellenarse o, si está demasiado sucio, necesitas un cambio de aceite.

2. Hidratación. Un motor de combustión trabaja a altas temperaturas. Cuando alcanza una determinada (en torno a los 90 grados), para evitar que vaya a más, se abre un termostato que permite que circule el líquido clave en la refrigeración.

Se trata del líquido anticongelante, que funciona mejor que el agua, ya que cuando está caliente no se evapora , y cuando hace frío no se congela. Los ingenieros han conseguido también que este líquido no sea corrosivo con las piezas del motor como sí lo es el agua. Vigila su nivel a menudo si no quieres que el motor se sobrecaliente y dañe la culata, una de las averías más costosas en el taller.

3. Calentamiento. A la hora de hacer ejercicio, los expertos recomiendan calentar para evitar lesiones. En el caso del motor de un coche, ocurre algo similar: en frío no está preparado para el esfuerzo que se avecina. Esto es especialmente clave en los motores con turbo, un invento tan fabuloso en términos de rendimiento como delicado. Y es que hasta que el motor no alcanza su temperatura óptima el turbo no se lubrica como es debido, algo clave en una pieza que se mueve a miles de revoluciones por minuto. Así que empieza a circular tranquilo y al acabar un viaje deja que respire durante unos segundos.

4. Respiración. El motor de un carro respira y, como tú, prefiere aire limpio. Le ayuda a conseguirlo el filtro del aire, que retiene las impurezas que puedan acabar en el motor y dañarlo. Si está sucio, además, tu automóvil gasta más y reduce su potencia. No escatimes en uno. Es de los componentes más baratos (y de los más sencillos de cambiar uno mismo).

5. Evita la homeopatía. Los remedios homeopáticos no tienen una base científica que pruebe su eficacia. Pues lo mismo ocurre con la salud del motor. Cientos de ingenieros desarrollan los aceites sintéticos para el coche, que ayudan a proteger el motor manteniéndolo limpio, mejorar prestaciones, ahorrar carburante y mantener la temperatura.

Algunos aditivos milagrosos, cuando alcanzan altas temperaturas, se evaporan y llegan al sistema de escape, provocando daños a largo plazo. No utilices cualquier producto cuando mantengas tu vehículo, sino el más adecuado.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad