Publicidad

Secretos para comenzar una relación de pareja con buen pie

El comienzo de la relación es muy importante, ya que nos mostramos a la otra persona tal y como somos

El comienzo de la relación es muy importante, ya que nos mostramos a la otra persona tal y como somos, para que después podamos establecer en conjunto los pilares de la pareja. Y para ello, es conveniente tener en cuenta los siguientes cinco pasos para comenzar una relación de pareja con buen pie.

1. Antes de ser amantes, ser amigos. Es muy importante reconocer en la pareja o futura pareja, a un amigo o una amiga. Ya que la mejor forma de saber si coincidiremos y si podremos ser una pareja estable, es conocernos como amigos.

2. Disfrutar de la química, de lo que fluye naturalmente. Es importante no forzar la relación entre dos personas que se acaban de conocer recientemente y que sienten entre ellas algo especial. Eso quiere decir, que conviene disfrutar del presente, sin la impaciencia de saber cómo será nuestra historia en el futuro. Para ello, no hay mejor forma que la de disfrutar de los sentimientos, actitudes, emociones y sorpresas que van aconteciendo entre las dos personas, de forma natural y espontánea.

3. Atención a uno mismo, al auto-respeto. Comenzar una relación no es perder la individualidad, por ello, tenemos que seguir conservando nuestros intereses, deseos y proyectos; Y si todo va bien, formarán parte de un proyecto más complejo, la pareja. Para ello, no podemos dejarnos a nosotros mismos a un lado de la relación para centrarnos en la otra persona, ya que eso supondrá no “auto-respetarnos” a nosotros mismos. Y por supuesto, esto supone, no permitir, bajo ningún concepto, la falta de respeto o actitudes que nos hagan sufrir o que nos molesten, ya que en cualquier relación tiene que estar presente el respeto mutuo, el cual tiene que aparecer desde los comienzos de la relación.

4. Observar, conocer y respetar a la otra persona. Es importante conocer a la otra persona en sus valores, sentimientos y emociones, así como en sus actitudes y comportamientos, tanto con nosotros como hacia otras personas de su entorno. Con ello, empezaremos a saber si somos complementarios o coincidentes, para que más tarde, esto forme parte de los pilares de la pareja.

5. Poner nombre a la relación cuando ésta ya existe, y no antes. Y en último lugar, y después de un tiempo de amistad, conocimiento de la otra persona, observación de los propios sentimientos y de los ajenos, podremos poner nombre a nuestra relación, llamándonos “pareja” y sabiendo que el sentimiento que nos une se llama “Amor y enamoramiento”. Cuando esto ya es así, además podremos estar en disposición de establecer los pilares de nuestra pareja, aquella que nace de la unión de dos personas diferentes, que se complementan en sus valores, actitudes y enfoques de la vida, y que deciden entonces,compartir sus proyectos y aunar esfuerzos para que juntos la vida les aporte felicidad.

Loading...


Acerca del Autor

Mirley Navas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad