Publicidad

Asesinato de migrante conmociona a Italia

Un buhonero africano murió en plena vía pública tras recibir una golpiza sin que nadie interviniera

Un vendedor nigeriano fue asesinado a plena luz en una calle de Civitanova Marche, una ciudad situada en el centro de Italia y nadie acudió en su ayuda. Alika Ogorchukwu fue atacado cuando trabajaba como buhonero en el centro de la mencionada ciudad italiana.

Ogorchukwu, que tenía 39 años estaba casado y tenía un hijo de 8 años, murió a manos del italiano, Filippo Claudio Ferlazzo, de 32 años, quien se encuentra detenido y acusado de un homicidio voluntario y robo, dado que se llevó el teléfono de la víctima.

El vendedor ambulante se encontraba en el centro cuando fue agredido por Ferlazzo. Según los medios de comunicación, éste comienza a agredirlo como reacción a un comentario que la víctima habría hecho sobre su novia. Se desencadenó así una pelea en la que el italiano asestó varios golpes con la misma muleta de Ogorchukwu hasta tirarlo al suelo y después se puso sobre él hasta acabar con su vida, como se aprecia en los videos de los testigos.

La agonía de la víctima duró entre tres y cuatro minutos, sin que nadie hiciera nada. Ninguna de las personas que presenciaron la agresión intervino.

El agresor fue detenido, alegó problemas psiquiátricos y dijo que había atacado a Ogorchukwu porque había pedido “insistentemente” limosna y porque había agarrado del brazo a su novia.

La familia del vendedor exigió justicia y saber por qué el homicida no estaba vigilado si padece problemas psiquiátricos. “Las disculpas de Filippo Claudio Ferlazzo (al autor del crimen) no bastan. Ahora solo necesitamos justicia, no venganza. Es difícil llegar a comprender lo ocurrido”, declaró a los medios al abogado de la familia de la víctima, Francesco Mantella.

El líder del Partido Demócrata, Enrico Letta, condenó el suceso de calificó como de “ferocidad inaudita” al tiempo que conminó a la población a decir “basta al silencio” sobre tan horrendo crimen.

“La indiferencia es tan grave e injustificable como la violencia”, dijo el ministro de sanidad en funciones, Roberto Spernaza.

También el líder ultraderechista Matteo Salvini, quien siempre ha criticado a los inmigrantes, ha asegurado que “la condena sea la máxima posible” para el agresor y ha denunciado que la violencia, a su parecer, se extiende por el país. “El problema es que se dan episodios de violencia y criminalidad a plena luz de día en toda Italia. No puede ser, pero pasa porque falta la certeza de la pena” ha considerado, en plena campaña electoral para las generales del próximo 25 de septiembre.



Acerca del Autor

Gustavo Gil

Licenciado en Comunicación Social, egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Periodista de amplia trayectoria en distintos medios que abarcan la prensa escrita, semanarios, radio y televisión. Actualmente ejerce libremente su profesión, es asesor institucional y de imagen.

Publicidad

Publicidad

Publicidad