Publicidad

De colores, yoga y armonía se vistió la Concha Acústica de Maracay

La pandemia y el estrés ocasionado animó a muchas personas a acercarse al yoga. Es así como la Concha Acústica de Maracay sirvió de escenario para que la fundadora y la creadora de la escuela Lilo Yoga, Cinzia Machín y Zury Runke, conectaran mente, cuerpo y espíritu a través de la respiración y meditación.

Es así como, inspirado en el Festival Holi India, tomó fuerza la movida el primer Yogafest de Maracay, de modo saludable los asistentes disfrutaron de ocho clases de yoga, entre las que resaltaron yoga para niños, hatha yoga, acroyoga, power yoga y biodanza.

A su vez, y de forma paralela, en los espacios de la mini concha se desarrollaron 10 tipos de conferencias sobre yoga prenatal, conciencia alimentaria, neuroyoga, creencias limitantes, yoga de la Risa, entre otras.

Cabe destacar que el evento contó con más de 70 exposiciones comerciales en áreas como gastronomía, artesanías, orfebrería, ropa de yoga y deportiva. A su vez, el evento contó con entretenimiento musical y área infantil para los más pequeños, acompañado de una zona de contacto con animalitos.

El yoga es una práctica ancestral que nace en India. En las últimas décadas, su práctica ha sido una respuesta a una necesidad de bienestar físico, mental y emocional en una sociedad que suele estar bajo constante estrés.

Mucha energía

De igual manera, el aforo rondó entre las 1200 y 1500 personas, que, en palabras de Runke, buscan algo más dentro de la ciudad para crecer y mejorar el estado global del ser.

Para culminar, Cinzia Machín expresó que “es un día maravilloso, las personas la están pasando increíble en el I festival de yoga, hay mucha energía, es más de lo que se esperaba”.

Con información de VTV

Publicidad

Publicidad

Publicidad