Publicidad

Esperó en una esquina por horas a hombre que bailó con su mujer y lo mató a cuchilladas

Darwin Contreras Ceballos (33), bailó un buen rato con una mujer desde la noche hasta amanecer sin saber que era vigilado por Albenis Alberto Balza Chacón (30), un sujeto que se retorcía de los celos al verlos moverse al ritmo de la música en una fiesta que se desarrollaba en el sector Los Claveles de Maracaibo.

 

Nadie pudo asegurar si Balza tenía alguna relación con aquella dama o simplemente la amaba en solitario. Él conocía a Darwin pues residían desde hace tiempo en esa zona de la ciudad. No vieron cuando se retiró de la fiesta pero alguien lo observó parado en una esquina cercana. No sabían de sus intenciones homicidas hasta las 6:30, cuando ya salía el sol.

 

Contreras, quien se ganaba la vida vendiendo recipientes de plásticos, abandonó la parranda. Aseguran que las únicas pretensiones que tenía con la desconocida mujer era sólo bailar, sin embargo algunos creen que la cortejaba.

 

Cuando caminaba hacia su casa lo acechó Albenis Alberto. Cuchillo en mano se le fue encima y en tres oportunidades se lo introdujo. La primera cuchillada se la dio en el tórax, la segunda en uno de los tobillos y la última, la más mortal de todas, la recibió en una pierna afectándole la femoral.

 

El asesino huyo corriendo y los gritos de auxilio de Darwin alertaron algunos vecinos. Lo llevaron con la urgencia del caso al CDI del sector Macondo pero llegó sin vida.

 

Sus familiares acudieron luego al CICPC para exigir la captura del homicida quien desde esa misma mañana lo abandonó todo para no dejarse atrapar. Inicialmente se había comentado que el crimen se había producida por una riña entre ambos hombres pero todo se trató de una emboscada.

 

Fuente: Panorama

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad