Publicidad

Mató a su madre para quedarse con sus propiedades

Una comerciante murió asesinada por su único hijo, quien la ahorcó con sus manos y luego le hizo caer encima una maceta para simular un accidente.

El crimen ocurrió en el barrio Libertador de Socopó,  estado Barinas, cuando Olga Lucero González Gutiérrez, de 44 años, se encontraba en su habitación en la casa que compartía con su único hijo,Edixon Daniel Jiménez González, de 19 años, la pareja de este y una muchacha de servicio, quienes quedaron detenidas como cómplices del asesinato.

La muerte de la comerciante, propietaria de una panadería, en principio comenzó a investigarse como una muerte accidental, causada por un golpe en la cabeza con un matero que, supuestamente, se desprendió del techo del que colgaba y golpeó a la mujer cuando esta se encontraba en el patio de su vivienda. Esa fue la versión del homicida cuando la trasladó hasta el hospital.

No obstante, los médicos que la atendieron a su ingreso al hospital José León Tapia certificaron que su muerte se había producido por asfixia mecánica por estrangulamiento y no por el golpe que había recibido en la cabeza.

Comprobada la causa de la muerte de González Gutiérrez, los resultados de cuya autopsia no coincidían con la versión del hijo, los funcionarios policiales confrontaron al homicida, quien se contradijo en el interrogatorio y confesó que él la había asesinado.

Según el reporte policial, la madrugada del martes Edixon Jiménez entró a la habitación de su madre y allí la ahorcó con sus propias manos, tal como lo había planificado dos días antes.

Luego, arrastró el cuerpo hasta el patio trasero de la casa, desprendió un matero y le asestó un fuerte golpe en la cabeza para simular un accidente y trasladarla hasta el hospital bajo la presunción de que estaba desmayada.

La versión inicial del homicida fue que él estaba en la habitación con su pareja, Crismary Estupiñán, de 17 años, y que ambos escucharon un fuerte golpe en el patio; cuando se asomó al lugar para verificar de dónde provino el ruido, se encontraron con la víctima tirada en el suelo.

El informe del eje de homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Socopó indica que Jiménez planificó el asesinato de su progenitora luego de sostener una acalorada discusión por la quiebra económica y posterior cierre de una panadería propiedad de su madre producto de su mala administración de las finanzas.

El joven, único hijo y heredero de los bienes de González Gutiérrez, reconocida por sus vecinos como una mujer muy trabajadora, planificó el asesinato de su madre para quedarse con los bienes acumulados durante años de trabajo, venderlos y lucrarse de lo obtenido con la negociación, según concluye la investigación del Cicpc.

Con Edixon Daniel Jiménez González (19), autor material del hecho, también quedaron detenidas Crismary Estupiñán (17), pareja del homicida y quien vivía en la misma casa, e Ingrid Tarazona (22), mujer que trabajaba de servicio atendiendo a la familia. Ambas están acusadas de cómplices no necesarios por haber omitido información acerca del crimen a los funcionarios policiales.

El Cicpc calificó el delito como homicidio por motivos fútiles e innobles.

Fuente: El Pitazo

Loading...


Acerca del Autor

Redacción - El Clarín

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad